Bilbao aprueba un aumento del 3% en tasas e impuestos para 2024, garantizando ingresos adecuados mediante una medida justa y necesaria.

Bilbao aprueba un aumento del 3% en tasas e impuestos para 2024, garantizando ingresos adecuados mediante una medida justa y necesaria.

El primer pleno del mandato actualiza la normativa fiscal tras tres años de congelación, lo que le permitirá recaudar 5,2 millones en 2024

BILBAO, 28 Sep. - El primer pleno ordinario del nuevo mandado en el Ayuntamiento de Bilbao ha aprobado, con los votos únicamente del equipo de gobierno de PNV y PSE, un incremento general del 3% en impuestos y tasas municipales para 2024 "justo y necesario" para "contar con los ingresos suficientes". Esta medida, que se adopta después de tres años consecutivos de congelación, permitirá ingresar en torno a los 5,2 millones, según ha indicado la edil de Hacienda, Marta Ajuria.

La modificación de las ordenanzas fiscales de 2024 incluye diversas novedades. Entre ellas se ha aprobado, en el caso del IBI, la aplicación del recargo de vivienda vacía (25%) en los inmuebles en los que se desarrollen actividades de alojamiento, como son los pisos turísticos. También se recupera la bonificación en el IBI para familias numerosas con diferentes porcentajes en función de los valores catastrales, salvo aquellas de mayor valor. Se estima en unas 1.500 el número de familias bilbainas beneficiadas.

Dentro del ICIO (Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras), se declaran de interés especial aquellas obras o instalaciones realizadas en Punta Zorrotza y directamente las relacionadas con la producción audiovisual.

Se han aprobado asimismo bonificaciones en las obras orientadas al ahorro de energía, la construcción de nuevas viviendas de protección pública con la finalidad de incentivar la vivienda social y el acceso a personas jóvenes, las que favorezcan el acceso y habitabilidad de personas con discapacidad y para mayores de 75 años, así como la construcción de centros docentes universitarios o de investigación.

Para favorecer al sector de hostelería, se mantienen las tasas de terrazas y veladores, así como las referentes a ocupación de espacio como zanjas, andamios y vallas. Junto a todas estas medidas, se mantendrán los beneficios fiscales y las facilidades de pago existentes a los contribuyentes.

En su intervención, Ajuria ha subrayado que, para poder cumplir con los objetivos de este nuevo mandato, y "situar en el centro de la acción pública a las personas, los barrios y la actividad económica, se requieren recursos y una buena gestión eficiente y eficaz de los mismos".

Tras señalar que "levantar la persiana cada día y cumplir nuestro deberes exige hoy mayores dotaciones económicas", ha advertido que los costes de ejecución de los contratos que presta el Ayuntamiento se "han encarecido como consecuencia del actual contexto de crisis energética, subida de los costes laborales e incremento de los precios de las materias primas".

En esa línea, ha defendido que la propuesta de aplicar con carácter general un 3% de los impuestos y tasas municipales "es necesaria para contar con ingresos suficientes si queremos acometer con éxito los retos que tenemos", entre ellos "recuperar la capacidad de financiación", ya que "la recaudación y gestión de los tributos municipales resulta fundamental para el sostenimiento de los servicios y prestaciones que competen" al Ayuntamiento.

Asimismo, ha señalado la necesidad de "mantener la calidad de los servicios públicos" que presta el Consistorio "haciendo frente a los incrementos de gastos ya comprometidos", así como "la contención de la presión fiscal". En este sentido, ha asegurado que, "en todo momento", la propuesta del equipo de gobierno "busca minimizar al máximo la repercusión de esta actualización en la ciudadanía" y ha defendido que la actualización de las ordenanzas fiscales en 2024 es "necesaria".

Al mismo tiempo, ha remarcado que los recursos de las administraciones públicas "no son infinitos y debemos asumirlo", aunque, según ha reconocido, "otra cosa bien distinta es quiénes deben pagar más y quiénes deben pagar menos".

"Para ello, los valores catastrales, la categoría fiscal de calles y la potencia de los vehículos son referencias adecuadas como medida de la capacidad económica, son índices que sirven para redistribuir la presión fiscal", ha explicado, para asegurar que la subida planteada persigue "la progresividad y la redistribución de la riqueza". "La política fiscal de este ayuntamiento es justa, equitativa, redistributiva y eficaz para Bilbao y para la ciudadanía", ha mantenido.

Tags

Categoría

País Vasco