24h País Vasco.

24h País Vasco.

Familia de la Fundación Fernando Buesa afligida por el "acto vandálico" en el panteón.

Familia de la Fundación Fernando Buesa afligida por el

La Fundación Fernando Buesa ha expresado el profundo dolor que siente la familia del dirigente del PSE-EE y exvicelehendakari, Fernando Buesa, asesinado por ETA en el año 2000, debido a la vandalización del panteón donde reposan sus cenizas. Además, la Fundación también señala el ataque al monolito en honor a Buesa y su escolta, el ertzaina Jorge Díez, que falleció en el mismo atentado perpetrado por la banda terrorista.

La Fundación exige a EH Bildu y a su líder, Arnaldo Otegi, que reconozcan que la violencia de ETA nunca debió existir y que la deslegitimen y condenen. Eduardo Mateo, responsable de proyectos de la Fundación, ha recordado que estos actos de violencia contra la tumba de Buesa no son aislados, ya que también ocurrieron en 2020, el mismo año del doble asesinato.

La familia se encuentra entristecida y afectada por estos ataques, que les hacen revivir el dolor de la pérdida de Fernando y Jorge. Sin embargo, la Fundación reafirma su compromiso inquebrantable con el trabajo en memoria de las víctimas y la deslegitimación del terrorismo, a través del poder de la palabra. Mateo ha destacado la importancia de trabajar por la convivencia, la deslegitimación del terrorismo y el recuerdo de las víctimas.

El portavoz de la Fundación también ha mencionado la declaración de condena de los ataques por parte de todos los grupos del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, a excepción de EH Bildu. También ha señalado las declaraciones de Arnaldo Otegi, quien rechaza pero no condena los hechos. Según Mateo, es necesario que EH Bildu condene de manera clara y explícita estos actos de violencia.

Eduardo Mateo considera que, si EH Bildu no da estos pasos, la convivencia no será posible. Ha instado a Otegi a condenar los ataques, ya que es importante enviar un mensaje ético y moral de reprobación. Mateo destaca la importancia de las palabras en nuestro país y la necesidad de reconocer que la violencia nunca debería haber existido.