Nuevo decreto vasco limita a 150 el máximo de plazas por residencia.

Nuevo decreto vasco limita a 150 el máximo de plazas por residencia.

El Gobierno Vasco ha aprobado una modificación del decreto de residencias de mayores que establece un límite máximo de 150 plazas por centro, divididas en módulos de hasta 25 personas, y aumenta en un 15% las ratios de personal de atención directa. La consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales Nerea Melgosa ha afirmado que esta modificación busca adaptarse a las exigencias detectadas con la covid-19 y mejorar la calidad de los centros residenciales en Euskadi.

La modificación del decreto está enfocada a impulsar la evaluación, innovación y mejora de la calidad de los centros residenciales en el País Vasco y fomentar un modelo ecosistémico de atención en el que las residencias se conviertan en espacios de interacción y participación para usuarios, familias, profesionales y el entorno local.

El nuevo decreto también busca mejorar la regulación relativa a los cuidados paliativos y final de vida y garantizar una atención libre de sujeciones en las residencias. Además, propone mejoras en las instalaciones que tienen que ver con el tamaño de habitaciones, baños individuales o pasamanos.

En los centros residenciales se debe garantizar que poseen atención directa las 24 horas los 365 días del año, y se considera la posibilidad de la teleasistencia en determinados casos. Los directores de los centros deben tener titulación universitaria y haber completado al menos 300 horas de formación acreditada en áreas relevantes. El personal de atención directa de segundo nivel debe tener títulos de grado o equivalentes, o títulos de Formación Profesional de Grado Superior en las ramas sociosanitaria, y deben estar colegiados cuando sea necesario.

En términos de ratios de personal y organización de equipos de atención, el decreto aumenta en un 15% las ratios de personal de atención directa para ciertos equipos y ofrece mayor flexibilidad a los centros para gestionar sus recursos humanos.

Las residencias en funcionamiento tienen seis años para cumplir con las modificaciones del decreto, a excepción de los requisitos materiales, pero deben presentar un informe de progreso cada dos años. Los centros residenciales de titularidad privada con autorizaciones en trámite o en construcción, o los centros de titularidad pública con proyectos visados, tienen dos años para cumplir con el nuevo decreto.

Categoría

País Vasco