24h País Vasco.

24h País Vasco.

Ataque del portavoz de las clarisas de Belorado al arzobispo Mario Iceta por presunta operación inmobiliaria.

Ataque del portavoz de las clarisas de Belorado al arzobispo Mario Iceta por presunta operación inmobiliaria.

Las monjas de Belorado llevan la situación "con bastante normalidad y naturalidad"

BILBAO, 8 Jun.

El portavoz de las clarisas de Belorado (Burgos), José Ceacero, ha acusado al arzobispo de Burgos, Mario Iceta, de intentar llevar a cabo una "operación inmobiliaria" e imponer el derecho canónico sobre el civil de forma forzada.

En una entrevista con Europa Press, el religioso ha comentado la situación que se ha generado después de que las clarisas de Belorado y Orduña anunciaran su salida de la Iglesia Conciliar para estar bajo la tutela de la llamada Pía Unión Sancti Pauli Apostoli, fundada por Pablo de Rojas.

La polémica se origina a raíz de una operación inmobiliaria fallida y recientemente las clarisas rechazaron recibir a una comitiva enviada por la Santa Sede, solicitando en cambio la presencia de la Guardia Civil.

El religioso ha enfatizado que las monjas clarisas están enfrentando la situación con normalidad y conocían las posibles consecuencias, como la excomunión y otras sanciones, al dar este paso. Además, Ceacero ha declarado que las monjas no reconocen la legitimidad del arzobispo de Burgos ni del Papa Francisco, y seguirán actuando con normalidad.

En cuanto al burofax enviado por el Arzobispado tanto a Pablo de Rojas como a él, Ceacero ha afirmado que se les instó a abandonar el inmueble, lo cual rechazaron mientras no haya una orden judicial al respecto.

Además, ha asegurado que las monjas recibieron un decreto canónico y no una notificación civil, en la que se les citaba para comparecer ante el tribunal eclesiástico y ratificar su posición para una posible excomunión.

Según Ceacero, el arzobispo Mario Iceta estaría imponiendo el derecho canónico sobre la voluntad de separación de dos entidades con personalidad jurídica propia, con el fin de disolverlas y quedarse con los inmuebles, lo cual considera una operación inmobiliaria.

Finalmente, ha rechazado que las clarisas de Belorado estén involucradas en una operación inmobiliaria y han afirmado que solo buscan vivir en los inmuebles. A su juicio, el arzobispo pretende quedarse con los inmuebles para obtener beneficios económicos, mientras que las monjas continuarán oficiando misas en el lugar siguiendo ritos tradicionales.