El Gobierno vasco y Confebask se unen para solicitar la administración de 1.047 millones en ayudas MRR para regiones PERTES.

El Gobierno vasco y Confebask se unen para solicitar la administración de 1.047 millones en ayudas MRR para regiones PERTES.

El Gobierno vasco, en colaboración con Confebask y sus organizaciones territoriales, ha propuesto destinar el 65% de los fondos de los PERTEs estatales aún no distribuidos a las comunidades autónomas. Según los datos del INE, esto equivaldría al 8,88% del valor añadido bruto de la industria vasca, lo que representa un total de 1.047,18 millones de euros.

En una rueda de prensa conjunta, el consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, y la presidenta de Confebask, Tamara Yagüe, presentaron la propuesta denominada "Euskadi Next: propuesta vasca de PERTE Regional". El objetivo de esta iniciativa es aprovechar al máximo los recursos europeos destinados a la transformación económica de la región vasca. Además, se busca evitar la devolución de los fondos no utilizados, lo que sería considerado un "fracaso y una pérdida de oportunidad histórica".

Según Azpiazu, existe un riesgo de inejecución si no se modifica la fórmula de gobernanza actual antes de 2026, año en que concluye el plazo de ejecución del MRR. Por su parte, Yagüe destacó la importancia de una gestión más descentralizada y cercana para aprovechar al máximo las ayudas europeas.

Por otro lado, el Gobierno vasco también mostró su interés en participar activamente en la gestión de los préstamos del Fondo de Resiliencia Autonómica, incluido en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia español. Para ello, proponen que el Instituto Vasco de Finanzas (IVF) actúe como intermediario y colabore en la canalización de la financiación disponible a las pymes vascas. Por tanto, se instó a firmar los acuerdos necesarios entre el IVF, el Banco Europeo de Inversiones y la Administración General del Estado para establecer las condiciones de esta relación.

En resumen, la propuesta del Gobierno vasco y Confebask busca aprovechar de manera efectiva los fondos europeos destinados a la transformación económica de Euskadi, evitando la devolución de los recursos no utilizados. Además, se plantea una gestión más descentralizada y cercana de las ayudas, con el objetivo de maximizar su impacto en las comunidades autónomas. Asimismo, se pretende la participación activa del IVF en la gestión de los préstamos del Fondo de Resiliencia Autonómica para apoyar a las pymes vascas.

Tags

Categoría

País Vasco