24h País Vasco.

24h País Vasco.

Urkullu insta a la paz y a proteger a las nuevas generaciones de la guerra con humanidad

Urkullu insta a la paz y a proteger a las nuevas generaciones de la guerra con humanidad

El Lehendakari acuerda con el alcalde de Hiroshima reforzar la colaboración entre el centro para la Paz de la ciudad y Gogora

HIROSHIMA (JAPÓN), 15 Oct.

El Lehendakari, Iñigo Urkullu, ha realizado este domingo desde Hiroshima (Japón) un llamamiento a la paz y contra "la inhumanidad", cuando Israel y Hamás se encuentran en plena guerra en la Franja de Gaza, y prosigue el conflicto bélico en Ucrania tras la invasión rusa. En todo caso, ha querido transmitir un mensaje "de esperanza" porque "es posible vivir y convivir", y preservar de la guerra a futuras generaciones.

Urkullu, que se encuentra de viaje oficial a Japón, ha realizado este emplazamiento después de visitar el Museo Contemporáneo de la Paz y el Parque memorial dedicado a las víctimas de la primera bomba atómica lanzada contra la población civil de la ciudad japonesa el 6 de agosto de 1945, ataque nuclear que provocó su devastación y la muerte a más de 140.000 personas.

En declaraciones a los medios de comunicación en el Parque Memorial de la Paz de la ciudad nipona, junto al domo de la bomba atómica --el único edificio que sobrevivió al ataque nuclear--, el Lehendakari ha destacado que Hirosima, "que sufrió los efectos de la barbarie", al igual que la localidad vizcaína de Gernika --bombardeada por la aviación nazi el 26 de abril de 1937 durante la Guerra Civil-- "quedaron marcadas como ciudades mártires". "Es un día que no podemos olvidar, que no puede quedar en un olvido fatídico, como fue el propio ataque", ha asegurado.

A su juicio, ahora también hay que hacer un llamamiento a la paz en un momento en el que se asiste "a guerras y conflictos dramáticos que producen miles de víctimas y destrozan hogares marcando así el destino de las futuras generaciones".

Se trata, según ha precisado, de un emplazamiento en el que también Euskadi, Hirosima y Japón "están comprometidos desde la educación en valores y el compromiso, que redunden en un mundo más justo y basado en la paz y el respeto a los derechos humanos". "Compartimos un llamamiento contra la violencia y la guerra que sale del corazón y la conciencia de la humanidad que anhela la paz", ha asegurado.

En este sentido, ha resaltado que apuestan "por la esperanza, por la vida, por el futuro de generaciones para que no tengan que conocer nunca más la barbarie". "Trasladamos desde aquí al mundo un mensaje de esperanza. Es posible vivir y convivir en paz. Que así sea", ha afirmado.

Para el Lehendakari, es "una necesidad seguir reivindicando la paz", y ha asegurado que el Museo Hiroshima refleja "la inhumanidad que también subyace en las personas" y que les hace "ser salvajes" cuando "no toman en consideración la dignidad humana" por primar "los intereses que nunca van en beneficio de la sociedad, sino en su perjuicio".

Tras recorrer el centro museístico, ha reconocido que ha sentido "un profundo dolor, horror y tristeza", porque "remueve los sentimientos más primarios, humanos, que deben ser los del respeto a la otra persona".

Iñigo Urkullu, que se encuentra de visita oficial a Tokyo al frente de una delegación vasca, se desplazó ayer por la tarde a Hiroshima para visitar, a primera hora de este domingo, el Museo Conmemorativo de la Paz.

Posteriormente, se ha reunido con el alcalde de Hirosima, Kazumi Matsui, con el que ha acordado reforzar la colaboración entre el centro para la Paz y Cultura de la ciudad japonesa y Gogora-Instituto vasco de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos.

El convenio se materializará en los próximos meses y, entre otras iniciativas, favorecerá el intercambio entre jóvenes de Euskadi y la ciudad nipona.

Precisamente, en abril de 2018 Urkullu presidió en Gernika el acto de plantación de un retoño del árbol "ginkgo biloba" de Hiroshima, un símbolo de esperanza en Japón, en el que estuvo presente el propio Matsui.

El retoño se trasplantó en el Parque Europa, cerca del lugar en el que se encuentra el mítico árbol de Gernika, durante la celebración del 81 aniversario del bombardeo de la villa vizcaína. El árbol de Hiroshima plantado en el municipio vizcaíno procedía de un ejemplar que sobrevivió a la primera bomba atómica, pese a que se encontraba situado a escasos mil metros del epicentro de la explosión.

El Lehendakari iba a devolver la visita en 2019, pero la pandemia le impidió viajar a la ciudad nipona. Finalmente, hoy ha tenido la oportunidad de cumplir su compromiso.

Las imágenes y objetos que recuerdan la masacre que sufrió Hiroshima han causado un fuerte impacto en los integrantes de la delegación vasca que han visitado el Museo Contemporáneo de la Paz. El Lehendakari estaba visiblemente conmocionado, y su mujer, Lucía Arieta-Araunabeña, que le acompañaba en el recorrido, no ha podido contener las lágrimas.

Iñigo Urkullu ha sido recibido a las puertas del centro museístico por su director, Koichiro Maeda, que le ha ido explicando cada uno de los hitos del ataque nuclear y los momentos posteriores que han quedado plasmados en imágenes.

El Museo, que se inauguró en 1955, diez años después del ataque, expone con detalle la catástrofe que supuso la bomba atómica con fotografías de heridos en el día del bombardeo, ropa que llevaban las víctimas, pinturas del momento realizadas por supervivientes, el triciclo que montaba un niño de tres años que falleció en el ataque, o pantallas que muestran la destrucción masiva causada por la bomba atómica que, mediante la proyección de imágenes generadas por ordenador, recrean el momento de la explosión.

La exposición recoge también diferentes momentos de la corta vida de Sadako Sasaki, que tenía dos años cuando se lanzó la bomba atómica y falleció a los doce años por la leucemia que le provocó la radiación a la que había sido expuesta por la 'lluvia negra' posterior al bombardeo. Sasaki ha quedado en la memoria colectiva con el nombre de 'la niña de la grulla', ya que realizó grullas de papel para pedir su curación.

Maeda ha enseñado al Lehendakari dibujos de las áreas afectadas por las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, ciudad japonesa que también fue bombardeada posteriormente con 70.000 víctimas mortales. En Hirosima, de sus 350.000 habitantes, fallecieron en el primer año del ataque nuclear 140.000.

El director del Museo ha explicado las razones por las que EEUU eligió esta ciudad jap